Nuestros propios fantasmas

MujerEspejoDefiendo la conciliación, en todos los sentidos. Estar en contra de algo es paradójicamente reconocer que hay alguna cosa de nuestra identidad con la que no estamos de acuerdo. Somos más de lo que defendemos. Somos también aquello a lo que nos oponemos. Por lo tanto, asumo que hay algo en mí con lo que me resisto a conciliarme. Tiene que ver con mis debilidades, con mis errores, mis inseguridades, mi desconocimiento en tantas áreas y mis dudas. Después del vértigo que supone asomarse a este precipicio, una se da cuenta de que nuestros puntos fuertes están en el reconocimiento de nuestra fragilidad. Quizás este es el estado en el que sacamos nuestra mejor faceta, ante la realidad en toda su amplitud: contradictoria y cambiante.

(…) (Pots llegir l’article complet publicat a la portada del 23 de novembre del diari El Huffintgon Post)

Aquesta entrada ha esta publicada en Uncategorized. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s